El caso Paolo Guerrero, un alto precio para la FIFA


Votación: 126 votos

Escribe: Cherquis Bialo | Nacional - 03 jun 2018


El caso Paolo Guerrero abre un nuevo orden en la juridicidad y la autoridad de FIFA en los casos de la disciplina deportiva

Hasta aquí ningún caso de doping comprobado fue revisado, reconsiderado o perdonado. La recurrencia al Tribunal de Ética de la FIFA, luego al TAS y más tarde a la Justicia de Suiza abren una instancia impensada en la doctrina disciplinaria y formal del ente máximo del fútbol mundial.

Al permitir la Justicia ordinaria de Suiza que Paolo Guerrero pueda actuar en el Mundial para empezar a hacer efectiva la sanción a partir de la finalización de su actuación en Rusia 2018, se genera un nuevo orden por el cual ninguna sanción de aquí en adelante quedará en manos exclusivas de los tribunales de disciplina y de ética con que la FIFA ha mantenido incólume su comportamiento de rigor y severidad.

Si esto se hubiera producido en 1994, Maradona pudo haber sido resarcido por una sanción también por doping fáctico que obligó a la denigración de su expulsión de la concentración argentina.

¿Qué ha ocurrido con la FIFA de Joao Havelange y Joseph Blatter respecto de la FIFA de Gianni Infantino?

En principio, estamos frente a una institución que ha perdido fuerza de administración y manejo. Primero fue Messi quien, a través de sus abogados, logró que una sanción fuera disminuida en el castigo punitorio de cuatro a una fecha. Ahora es Paolo Guerrero quien sobrepasó al Tribunal de Disciplina de la FIFA, llegó al TAS (recurso que no necesitó Messi después de su expulsión frente a Chile) y frente a la premura del caso avanzó sobre los tribunales suizos.

La FIFA preveía para estos casos de un actor, federación o confederación que apelare a justicias ecuménicas ordinarias sanciones para las federaciones cuyos actores recurrieren a la Justicia para modificar una sanción punitoria de los tribunales deportivos normales.

Tal articulado no ha sido modificado. Más aún, se cree firmemente que fue el presidente de la Conmebol quien más presionó para que Guerrero pudiera jugar el campeonato mundial apelando a vericuetos o recursos jurídicos que traspasan los conocidos en la historia del fútbol mundial.

Vale la pena detenerse en uno de los aspectos en los cuales el tribunal suizo establece que la edad del actor (34) refuerza la idea de no privarlo de su habilitación para disputar el máximo acontecimiento en la vida profesional de un jugador de fútbol: el Mundial.

Este criterio, que pudiera considerar pueril, tiene un enorme contenido humanístico, pues pone al Tribunal de la Justicia ordinaria en la seguridad del menor mal para el caso de que el fallo final recayera en una sanción. Pues si Guerrero juega el Mundial, y luego mereciera una sanción, esta será cumplida cabalmente en el futuro. En cambio, si no lo habilitare y fuera inocente, sin haber jugado el mundial, la injusticia hubiera primado sobre la equidad.

Será una fiesta para el fútbol de Sudamérica ver a Paolo Guerrero en la cancha, pero la FIFA deja abierta una puerta a un futuro jurídico incierto, pues este precedente permitirá que todo actor que se sienta perjudicado pueda recurrir a la Justicia ordinaria por sobre la disciplina deportiva.

PLEGARIAS DIERON FRUTO
Las esperanzas y plegarias de Perú rindieron frutos: el goleador estrella de la selección del país, Paolo Guerrero, sí podrá liderar al equipo en el Mundial de Rusia 2018.

La salvación para Guerrero y la selección llegó gracias al Tribunal Federal Suizo que este jueves decidió suspender la implementación de una sanción por dopaje que amenazaba con dejar al delantero fuera de la copa.

La suerte de Guerrero, de 34 años, ha conmocionado a los hinchas peruanos, que se movilizaron en las calles para exigir que se le permitiera jugar; incluso el presidente Martín Vizcarra se pronunció al respecto. Perú regresa este junio al mundial por primera vez en 36 años.

El fallo no exime a Guerrero de los cargos por dopaje (por un metabolito de cocaína), solamente indica que podrá estar en las canchas de Rusia al aplazar cuándo debe empezar a cumplir la sanción de catorce meses sin juego.

El tribunal suizo determinará más adelante si esta se mantiene. Fue impuesta por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por su sigla en francés) este mayo después de apelaciones: Guerrero ya había cumplido seis meses por lo que él afirma fue una ingesta accidental del metabolito, pero la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) apeló el largo del castigo, pues este inicialmente fue reducido (originalmente era de un año) por un comité de la FIFA.

Aunque el TAS reconoció que Guerrero no había derivado algún beneficio competitivo o deportivo del metabolito, concurrió con la AMA en que se debía extender el periodo de la sanción porque el peruano era responsable de que estuviera en su sistema.

En una entrevista con The New York Times, Guerrero discutió la angustia que sentían tanto él como sus padres por el caso. Prometió seguir luchando hasta agotar todos los recursos.

La semana pasada viajó a Suiza para reunirse con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aunque este no le extendió más que su “profunda comprensión” mientras que el organismo rector del fútbol dijo que el asunto estaba fuera de sus manos.

Este último recurso para Guerrero, aunque no lo deja completamente libre —el veredicto sobre si se mantiene la sanción podría tardar meses— le abre el camino para estar en Rusia a partir del 14 de junio, cuando empieza la copa. Perú comparte grupo con Dinamarca, Francia y Australia, a quienes incluso les dedicó un video reciente.

La AMA había apelado el plazo de sanción para Guerrero porque, según las reglas de la asociación, los atletas deben enfrentar prohibiciones de uno o hasta dos años cuando consumen una sustancia prohibida de manera accidental.

Guerrero también apeló contra los seis meses impuestos porque dijo que quería limpiar su nombre.

Los problemas empezaron justo antes de partidos de clasificación contra Argentina y Colombia en octubre de 2017. Antes de juegos importantes, según Guerrero, le dan cólicos estomacales y sufre de gastritis; como remedio toma té de anís o de manzana.

Antes de esos partidos, Guerrero se estaba hospedando en un hotel en Lima, donde ordenó lo que pensaba era su té de anís de siempre: el sobre al que él le agregaba el agua. Esta vez, indicó, ya llegó mezclado en una jarra. Guerrero asegura que el problema se debe a que ese té probablemente no era de anís sino de hoja de coca, un brebaje muy consumido en Perú pero que los jugadores tienen prohibidos justamente por las pruebas antidopaje.

Antes del veredicto del Tribunal Federal Suizo, el TAS ya había indicado en un comunicado que no objetaría “la solicitud urgente de suspensión presentada” por Guerrero.

El regreso de Guerrero es uno jubiloso para Perú, incluso desde antes de que se dé el primer balonazo en Rusia. Desde el Mundial de España 1982 Perú, ha intentado —y ha fracasado— regresar a la máxima justa del fútbol por medio de la clasificación en Conmebol, donde se enfrenta a selecciones que han ganado la copa en varias ocasiones, como Argentina, Brasil y Uruguay.

Para llegar a Rusia, la selección peruana requirió de una victoria en repechaje contra Nueva Zelanda. A los 34 años, es probable que esta sea la última vez que Guerrero dispute un mundial.

“El fútbol es mi vida, mi pasión, y este es mi sueño más grande”, dijo en la entrevista con el Times. “Pasamos la fase de eliminatorias, con algunos fallos, pero con mucho sacrificio por fin lo logramos”.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!