La tradicional fiesta de “San Pedro de Ichu”


Votación: 117 votos

Escribe: HUMBERTO CCOPA BALCONA | Sociedad - 01 jul 2013


Lo primero que se me viene a la mente después de tomar una combi para llegar al pequeño pueblo de Ichu, ubicado a 12 kilómetros al sur de la ciudad de Puno, es la concurrencia masiva de gente que abarrota la precaria capilla de San Pedro, y esto ocurre cada 29 de junio.

Esta vez no fue la excepción, gentes de diversos puntos de la región, del país e inclusive del extranjero, se dieron cita a este pueblo aymara para ser partícipes de la tradicional fiesta religiosa y popular, en reverencia a San Pedro, San Pablo y San Juan.

No importa cuánto sacrificio se haya hecho para estar allí, pero para los católicos hay algo en común, la fe; “con sólo verlos a los tres apóstoles me siento renovado espiritualmente”, dijeron algunas personas.

Las autoridades y los alferados, esperan el inicio de la celebración eucarística, que marca el inicio de fiesta, que en esta oportunidad estuvo a cargo del obispo de Puno, monseñor Jorge Carrión Pavlich.

De esta forma la fiesta va marcando su matiz, las primeras comparsas llegaban a la plaza al ritmo de las bandas de música, pero había que mantenerse aún en silencio para no interferir la misa.

Al extremo este de “Ichu Marca”, como llaman los pobladores de la zona, se ubica un inmenso peñasco de rocas que sirve como escenario natural, de a poco iba colmándose de gente a la espera del inicio de la tarde taurina.

Entre la muchedumbre y cargado en hombros, se asomaba el jugueteo de una pequeña balsa de totora adherida con la imagen de San Pedro el pescador, adornada con peces (carachis) en sus extremos. Era el inicio de la procesión. Entre los murmullos de la gente se oía, “va ser un buen año para la pesca y la agricultura, San Pedrito está bien cargado de peces”, decían.

El trío de las veneradas imágenes de San Pedro, San Pablo y San Juan, recorrían cargados en hombros por los extremos de la plaza de Ichu, la gente se persignaba y besaban su manto sagrado para que los proteja y les derrame muchas bendiciones.

Concluida la procesión, la gente ubicada en el escenario natural y en los techos de la vivienda, esperaban el inicio de la tarde taurina, en esta oportunidad no hubo alferado, pero esa función fue asumida por la Municipalidad del Centro Poblado de Ichu y sus autoridades comunales.

Saltó el primer toro al ruedo y se oían las voces de “olé, olé…”, evidentemente los aplausos de todo los concurrentes animaban la faena, no eran toros como se esperaba, sino toretes, pero lo importante es que no podía faltar la tradicional corrida de toros.

Diez ejemplares entre toretes y vaquillas saltaron al ruedo, cuatro de ellos lo hicieron bien y se ganaron los aplausos del público, el resto lo hizo regularmente. Al final, la gente se fue más que satisfecha. Los conjuntos folklóricos también estaban ya de retorno después de haber degustado el almuerzo en la casa de los alferados, siendo el potaje más preferido el chicharrón de chancho.

0cho conjuntos participaron, entre morenadas y llameradas que dieron el colorido y el entusiasmo, a la fiesta de San Pedro y San Pablo de Ichu, animada por bandas peruanas y bolivianas.
La peculiaridad de la fiesta patronal, es que los conjuntos de participantes, en su mayoría están integrados por gente que radica en regiones como Lima, Arequipa, Tacna, Cusco y otras, que en algunos casos vuelven únicamente por esta fecha festiva, a la tierra que los vio nacer.

Se trata de prósperos empresarios, dueños de los principales emporios en las regiones donde radican, son emprendedores por excelencia, quienes de confeccionistas de ojota de jebe, se convirtieron en fabricantes de calzados de cuero y de material sintético.

Todos los logros materiales obtenidos, dicen que se lo deben a sus santos patrones San Pedro y San Pablo, tienen una profunda fe a la venerada imagen y hasta crearon otra fiesta, denominada como la Octava de San Pedro, en Lima.

Si bien la migración hizo que sus costumbres se hayan extinguido aceleradamente, lo que aún mantienen con vida son los matrimonios pomposos que inician apenas acaba la fiesta. Los que se casan son jóvenes que el año anterior hicieron la unión prematrimonial, que según la tradición, al siguiente año tienen que casarse obligatoriamente, ese es el compromiso de los padres.



Opinión
Humor Kusilladas Anchancho El Anchancho

¡Hasta pronto! Juan Sotomayor se fue feliz. La vida le ...


Travel & Tour News

Encuesta

¿Cree usted que el pleno del Congreso le otorgue el voto de confianza al Gabinete de Ministros que preside Ana Jara Velásquez?


Lo más...

Archivo
E-mail: Telf.: +51-51-369388, +51-51-327436 | Dir.: Av. Floral 1128 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca
GRUPO PUNORED S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: GrupoSistemas