El otro juicio de la gringa Berenson

Lori Berenson en su primer Día de la Madre



Escribe: :: HUGO SUPO TIPULA | Nacional - 11 may 2009

Lori Berenson nunca se sintió cómoda en Puno, en sus escritos publicados desde la prisión de Huacariz (Cajamarca) así lo hace constar. “Yanamayo y Chalapalca son cárceles ubicadas a elevadas altitudes en el aislado sur del Perú. El encarcelamiento allí constituye un castigo para los prisioneros y sus familias”, protesta desde su celda cajamarquina.


La estadounidense, sin embargo, obvia decir que fue aquí en Puno donde se enamoró, que aquí en las alturas “aisladas” conoció a Aníbal Apari Sánchez, el hombre que la semana anterior le dio la posibilidad de ser madre a sus 39 años.

A su hijo han decidido llamarle Salvador Anesporí, producto de un amorío que empezó entre las celdas de Yanamayo. Su esposo lo cuenta así, en una publicación de la revista Caretas (2004):

“Ese año (1997) fue trasladado (Anibal) desde Lima al penal de Yanamayo, en Puno. Allí se topó con la Berenson. Ella lo encandiló con la mirada y su piel color de la nieve. Fue un amor a primera vista, dice. Un flechazo. En el 2003 logró su libertad y decidieron casarse”.

Lori Berenson llegó a Puno el 17 de enero de 1996 para ser encarcelada por colaborar con el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) en el entonces Penal de Yanamayo, y permaneció allí hasta el 07 de octubre de 1998, cuando se le decidió trasladar al penal de mujeres de Socabaya, en Arequipa.

En el año 2003, Berenson y Apari decidieron sellar su amor, así sea alejados uno del otro, ya que mientras la mujer estaba presa en Cajamarca, el novio no podía salir de Lima, por disposición del Poder Judicial.

Quizás Apari fue el único novio del mundo que no asistió a su propia boda, pues la libertad condicional que tenia en ese momento no le permitía moverse de la capital. Fue así que su padre, Teófilo Apari, dio el "sí" en su lugar. Diría que en cierto modo, la Berenson se casó también con el padre de su novio.

Dicen que esta mujer podrá acceder a la libertad condicional desde el año 2011, gracias a los beneficios penitenciarios que contempla la legislación peruana, aunque ella fue condenada la última vez a 20 años de pena privativa de libertad por terrorismo.

La Benenson siempre reclamó por un juicio justo, exclama hasta ahora que la justicia peruana violó sus derechos en el juicio sumario que se le siguió después de su captura en 1995, niega haber pertenecido al MRTA, pero los hechos la contradicen.

Nadie sabe con certeza qué hará Berenson después de salir de la cárcel, por lo pronto, mantiene a su retoño en su celda. Curiosamente hoy es el primer segundo domingo de mayo que pasa como mamá.

SU OTRO JUICIO

Y más allá de los cuestionamientos que podamos tener al actuar de Lori Berenson, este Día de la Madre nos invita a encontrarla como madre y mujer, caso particular por supuesto, por los antecedentes que reúne y por lo polémico que puede significar ejemplificarla.

Pero, Lori Berenson es también humana y ahora madre, admito que la mayoría de los jóvenes del Perú desconocemos de su verdad personal, causa temor cuando se habla de que será posiblemente liberada en algunos meses, sin embargo, todos somos conscientes que la historia se escribe como lo desean los más poderosos al momento de los hechos, en el caso de Berenson, no lo sé con certeza.

Pienso mientras escribo estas líneas, en el niño que tiene Berenson en sus brazos, pienso que nadie debe pasar sus primeros años de vida en la cárcel, pero es el caso de Salvador, él sin quererlo y sin saberlo está también pagando por su madre.

Pese a eso, seguramente Salvador querrá a su madre como nadie en el mundo, como cada hijo quiere a su madre, no habrá tiempo para juzgarla, sus sentimientos no lo permitirán, su juez interior siempre la absolverá, y será para él la mujer más maravillosa del universo, única como es nuestra madre para cada uno de nosotros.

Y es que ese es el juicio que ahora espera a la Berenson, un juicio que puede tener ganado por anticipado, ya que su propia sangre será el que lo juzgue, una sangre que verá lo que los jueces sin rostro que la condenaron a cadena perpetua no vieron. Sentimentalismos, claro, pero juicio al fin.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!