Macusani, Corani, Isivilla: Patrimonio de la humanidad



Escribe: Los Andes | Opinión - 17 ago 2007

Editorial

La semana pasada se dio gran difusión, en todos los medios de prensa locales, el peligro que corría las numerosas galerías de arte rupestre que existen en Macusani, Corani e Isivilla (provincia de Carabaya), valiosas no sólo por su cantidad sino y básicamente por su calidad. Para muchos puneños, era la primera vez que escuchaban de esta enorme riqueza histórica, natural y cultural de Puno y si esto sucede aquí, es seguro que a nivel nacional, o desde el poder central, la ignorancia alcance mayores proporciones.

La riqueza que representa este legado de nuestros antepasados, no sólo locales, regionales o nacionales, es comparativamente, y sin ninguna duda, mucho mayor en perspectiva, que la riqueza que representa todo el uranio que albergan sus suelos. Como toda actividad minera, la alteración que produce su explotación, es irreversible y su vida útil es perecible, como los recursos que extrae --dura unos cuantos años--. Los beneficios que produce son en gran medida para los que lo explotan el mineral, quedando para las poblaciones locales, un beneficio marginal (canon, regalías) que de ninguna manera compensa el daño a la ecología, al medio ambiente que son los que permiten condiciones de vida a la gente.

Las expresiones que palmariamente nos muestran el desarrollo del hombre y la humanidad –como las del arte rupestre, algunas probablemente de 10.000 años de antigüedad-- son invalorables (como toda herencia cultural). Pero además, su existencia puede permitir el desarrollo del turismo (geoturismo porque incluye paisaje y cultura, entre otros), una actividad económica sostenida y sustentable en el tiempo, que permitiría vislumbrar que sus beneficios, casi en su totalidad serían manejados por las poblaciones locales que tienen el privilegio de contar con tan valioso tesoro, con el agregado que pueden disfrutarlos tanto la población actual como las futuras generaciones.

Pero, no se trata de lo uno o lo otro. Si se trabajara responsablemente, se tendría que delimitar lo más rápido posible el área intangible que alberga este patrimonio (que además está reconocido legalmente desde diciembre del 2005), para que no se vea afectada por la explotación minera. Paralelamente, se podría ir trabajando una propuesta de reserva cultural y natural que pueda legitimar el INRENA y el INC y por supuesto, una propuesta turística en torno al valioso legado con el que cuenta el lugar.

Sin embargo, nada de lo que habría que hacer será posible si es que no valoramos la riqueza que tenemos y la defendemos. Como bien reza el dicho “no se valora lo que no se conoce” y los puneños en general, y los carabaínos en particular, tendríamos que convertirnos en difusores y promotores de la preservación del arte rupestre de Macusani, Corani e Isivilla.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!