La Morenada, Una Danza Afroaltiplánica



Escribe: Escribe: René Calsín Anco. | Sociedad - 06 feb 2011


Los antecedentes de esta expresión coreográfica afroaltiplánica nos conducen indiscutiblemente a la colonia, a la danza de los Morenos, llamada también Siku Moreno o Pusa Moreno, o simplemente “Sikuris”, pero no debemos confundirla con los verdaderos grupos de Sikuris.
Danzas afroandinas.- Las iniciales manifestaciones dancísticas de negros y de españoles aparecieron en el primer tramo de la colonia, en los siguientes tramos se incrementaron; estas danzas se desarrollaron junto a las expresiones coreográficas andinas y amazónicas; por eso, Felipe Guamán Poma de Ayala aludía a las danzas negroides en estos términos: “Que los dichos caciques principales y sus indios, o las indias, sus propios hijos legítimos, que dancen y hagan taquies… y danzas de españoles y de negros, y otras danzas de los indios” (1993:640).

Los negros en el altiplano.- Por investigaciones de Ignacio Frisancho Pineda conocemos de la significativa población negra en la región Puno durante la colonia, escribía: “Los primeros negros que pisaron tierra collavina fueron aquellos, que en 1535, estuvieron en la expedición que Almagro organizó para la futura Capitanía de Chile… el comercio de esclavos en la zona de Puno… fue… intenso” (1983:16-18); “este comercio se incrementó notablemente, a partir de 1700 y más aún a partir de 1713” (1983:24); “Las cantidades de negros traídos a Puno, eran realmente grandes. En ‘tropas’ mayores a las que se llevaban a las Charcas. Basta poner dos ejemplos… En 1723, Gabino Pacheco trajo desde Buenos Aires, a la Villa de Puno, una ‘tropa’ de 87 esclavos; en 1727, doña María Juárez Peralta condujo personalmente desde Buenos Aires, para su venta en Puno, 100 esclavos de ambos sexos” (2002:3). Los negros se establecieron “en los pueblos que bordean el Lago Sagrado de los Incas… en las vastas llanuras de la meseta andina o en las cumbres y faldas de los cerros cuajados de minerales de oro y de plata” (1983:21-22).

A estos negros, la población andina los llamaba: Ch’ara (Bertonio 2004:273) o yanaruna (Bertonio 2004:273, González Holguín 1989:600). Y a la geta pronunciada que tenían, decían: Lakha llint’a (Bertonio 2004:511). A inicios del siglo XVII, según Gonzales Holguín y Bertonio, a los africanos se les aludía indistintamente como negros o morenos.

Los Morenos.- Los negros o morenos que residieron en el Collao y en las Charcas se desempeñaban en la servidumbre y en actividades mineras. Estos pobladores, que ostentan similares sensibilidades artísticas que los andinos, se incorporaron en una expresión coreográfica ancestral, la de los Sikuris, para dar forma a una nueva manifestación dancística, denominada Morenos. Esta danza practicada fundamentalmente por esclavos y acompañada por grupos de Sikuris, en sus comienzos estuvo asociada a la minería, principal actividad de la colonia. Hacía de escenario de los Morenos la hoy región Puno y buena parte de la actual Bolivia, porque en éste ámbito de los Sikuris florecían numerosos asientos mineros, siendo emblemáticos los de Potosí y Laykakota. Los Morenos desde sus orígenes se distinguió por ser una expresión coreográfica urbana.

Adaptación de Los Morenos.- En los años republicanos continuó la danza de los Morenos, sin la presencia de los negros, porque esta expresión coreográfica resultó adaptada por grupos de naturales o mestizos; sin embargo, persistió la esencia de la manifestación dancística. La parte musical seguía a cargo de los Sikuris. En el proceso de adaptación apareció la máscara como una reminiscencia a las danzas satíricas y de enmascarados del período prehispánico.

Traje suntuoso.- Además de la máscara, la indumentaria de los Morenos se distinguía de las otras danzas, por su “elegancia”, sus “ricos vestidos de fantasía”, “casacas recamadas de oro y plata”, “trajes costosísimos” o “vistosos trajes”. Una valiosa referencia de 1878, de Charles Wedell, dice: “Han salido los morenos ha bailar a las calles: ¡Qué elegancia!”. Otra elocuente nota periodística de 1903 sobre la fiesta patronal puneña, alude al atuendo de los Morenos en estos términos: “con la solemnidad de costumbre se sacó ayer en procesión la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de la ciudad. La plaza principal y las calles han estado con tal motivo muy concurridas con los bailes, luciendo una de las comparsas ricos vestidos de fantasía” (EEP 3/2/1903).

Los Morenos en el Siglo XIX.- Es indiscutible la presencia de los Morenos en el Altiplano del Titicaca durante los años decimonónicos. Así, atestiguan las referencias de 1852 y 1878 publicadas por Charles Wedell; también esta presencia se colige de las notas periodísticas halladas para este estudio; una de ellas, la de 1906, alude a los Morenos como baile “consabido” o habitual: “Terminada la fiesta de la Candelaria, en la iglesia Catedral, se condujo al medio día de hoy, la efigie de esa Virgen, en procesión, a la iglesia de San Juan, siendo acompañado por numeroso concurso. En la plaza de armas levantaron los indígenas devotos los tradicionales altares. Antes y después de la procesión, no han escaseado los consabidos bailes” (EEP 11/2/1906).

La Primacía de Los Morenos.- En la primera mitad del siglo pasado, los Morenos se entronizaba como la principal expresión coreográfica en la Festividad de la Virgen de la Candelaria y en otras fiestas patronales de la hoy región Puno, caso de la Festividad de Nuestra Señora de las Mercedes de Juliaca. Así, refrendan las referencias periodísticas ya aludidas (las de 1903 y 1906), como las que siguen: “Ayer… Tres partidas de morenos y numerosas de indígenas, han recorrido las calles de la población” (EEP 5/2/1912); “Desde esta mañana siguen recorriendo las calles, las comparsas de morenos, haciendo las visitas de costumbre a domicilios” (EEP 14/2/1916); “La más suntuosa presentación de los morenos obedece en el almanaque a los primeros días de febrero. Es una ofrenda indígena a la Virgen de la Candelaria, patrona de Puno” (EP 12/5/1923); “La asistencia de numerosas comparsas de ‘morenos’ dieron a la festividad un tono de honda alegría” (EEP 11/2/1932). En el concurso de danzas de 1934 realizado en la ciudad de Puno, el conjunto Morenos de Orkopata ganó en traje (LA 23/2/1934).

De la fiesta patronal juliaqueña, de los años veinte de la centuria pasada, Dionisio Torres Juárez reseñaba: “De estas fiestas pasadas de ahora de más de cinco lustros… se celebraba con mucha fastuosidad y salían los tradicionales ‘Morenos’ y cuyo mayorazgo insustituible era el recordado Miguel Ortiz” (1962:210). Por su parte, Pascual Carpio Idiáquez rememoraba: “Recordamos bastante la variedad de bailes típicos que se organizaban para dar nota de mayor realce a la festividad de la Virgen, entre esos se destacaba la comparsa de pusamorenos… que lucían sus vistosos trajes y al son de las zampoñas penetraban en la Capilla a rendirle veneración a la Virgen de las Mercedes” (A 9/1950).

Los Morenos y La Pandilla Puneña.- Cuando la danza de los Morenos se constituía en la emblemática de la Festividad de la Virgen de la Candelaria, la Pandilla Puneña hacía lo propio en los carnavales. En 1923 César Guillermo Corzo hacía notar tales empoderamientos, al escribir: “Morenos y pandillas, esas dos típicas manifestaciones de la raza que divinizó al Sol, son entre las ruinas colosales de los monumentos, los últimos regazos vivos del espíritu indio” (EP 12/5/1923).

La Danza de Los Morenos.- Hallamos una extraordinaria descripción sobre los Morenos redactada por el narrador y poeta arequipeño J. Víctor Neira, quien presenció la Festividad de la Virgen de la Candelaria de 1913. Veamos un fragmento de esta categórica y esclarecedora reseña: “Una docena de indígenas, ataviados de casacas recamadas de oro y plata, pantalón corto y turbante ó chambergo guarnecido de plumas, resaltan entre la multitud, con sus colores chillones y el ruido monocorde de las zampoñas y de los tamboriles. En cada esquina, en medio de la turba trashumante, danzan un baile grotesco, ritmando el cuerpo al compás de una matraca que agita, en medio del círculo, por ellos formado, el rey de la comparsa, y avanzan después, uno tras otro, rápidamente, acentuando los ademanes, gesticulando, como una murga fantástica… Celebran la festividad religiosa de la Virgen, la Patrona del pueblo, y acuden al templo repetidas veces y al pié del altar, en medio de la fanfarria vertiginosamente ejecutada, repiten sin cesar la misma danza, incansable, monótona, desesperada…” (EEP 11/2/1913).

La Matraca.- Este elemento que forma parte de la indumentaria de los Morenos fue traído por los hispanos. La matraca quedó incorporada no sólo porque su sonido armonizaba con la melodía de los sikus y tambores que acompañaban a la nueva expresión coreográfica, sino, también porque representa una parodia de las cadenas. La referencia de 1913 expresa que los morenos danzan: “ritmando el cuerpo al compás de una matraca que agita, en medio del círculo, por ellos formado” (EEP 11/2/1913).

Otras danzas.- Desde la segunda década de la centuria pasada, otras expresiones coreográficas empezaban a ganar espacio; sin embargo, los Morenos seguían teniendo preeminencia hasta mediados del siglo. En la Festividad de la Virgen de la Candelaria de 1912, además de los Morenos, recorrían las arterias puneñas danzarines de otras danzas como de los Llameros y Sikuris (EI 5/2/1912). En 1921 un diario informaba de cinco manifestaciones coreográficas (ES 10/2/1921). En la década del cincuenta, disputaban la primacía dancística de la fiesta patronal puneña los Morenos y la Llamerada; esta última danza se impuso en el siguiente decenio.

Los Morenos y Los Sikuris.- Cuando los Morenos gozaron de un papel protagónico en los años finales del siglo XIX y la primera mitad de la centuria pasada, resultaron confundidos con los Sikuris. Al respecto, es elocuente la apreciación de J. Alberto Cuentas emitida en 1928: “Hay que distinguir los MORENOS DE LOS SICURIS. Se parecen bastante, pero no son iguales. He visto que muchos escritores, hacen una confusión lamentable” (1928:s/p).

Para una mayor y mejor aclaración presentamos, dos crónicas periodísticas sobre la Festividad de la Virgen de la Candelaria, que diferencian claramente a los Morenos de los Sikuris: “Numerosos fieles en su mayor parte indios, escoltaban la procesión, junto con los llameros, morenos, sicuris, etc.” (EI 5/2/1912); en “la procesión de la Virgen de la Candelaria… Como siempre no faltaron las comparsas de sicuris y morenos” (ES 3/2/1915).

La primera morenada boliviana.- Al igual que en el Perú, en Bolivia se desarrollaron los Morenos. Según referencias del país vecino, la institucionalización de la primera fraternidad boliviana, el Conjunto Folklórico Morenada Zona Norte, conocida como Morenada Oruro, ocurrió el 9 de marzo de 1913. En ese año, J. Víctor Neira describía a un conjunto de Morenos que participó en la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno. Un año antes: “Tres partidas de morenos y numerosas de indígenas, han recorrido las calles de la población” (EEP 5/2/1912). De manera que antes de la fundación de la primera Morenada boliviana, en la fiesta patronal puneña intervenían varios conjuntos de Morenos. De tales referencias se desprende que los Morenos de manera independiente evolucionaron tanto en el Perú como en Bolivia. Esta evolución independiente la apreciamos, también, en la ilustración de 1941, de los Morenos del Carnaval de Bolivia, y en la foto de 1942, de los Morenos de la Festividad de Ichu (Puno), que se adjuntan.

El concurso de 1929.- El primer concurso que se llevó en el marco de la Festividad de la Virgen de la Candelaria, es el de Sikuris, en 1929, promovido por la Municipalidad Provincial de Puno, con el fin de que el ganador represente a Puno en el certamen nacional de Amancaes. En tal concurso, que congregó a conjuntos de varios distritos, resultaron premiados: Sicuris de Ilave, Sicuris de Chucuito, Phusires de Orkopata, Sicuris Obreros y Sicuris de Huaraya (EEP 21/2/1929).

Los últimos Morenos.- En la Festividad de la Virgen de la Candelaria participaron numerosos conjuntos de Morenos; de estos los últimos llegaron a institucionalizarse, caso de la Comparsa Unión Puno, los Morenos de Orkopata y los Morenos de Mañazo. Sobre el primer conjunto se informaba: “Por la noche la comparsa de ‘morenos’ llamada ‘Comparsa Unión Puno’, con su ‘Cacharpari’ reanimó la melancolía del día” (EEP 12/2/1932). Entre los últimos conjuntos de Morenos, también se cuentan a los Morenos o Pusa Morenos de Juliaca, Lampa, Ayaviri y Juli; como a los Morenos o Siku Morenos de Azángaro, Huancané y Sandia (Cuentas 1981:8-9).

De Los Morenos a La Morenada.- En la ciudad de Puno, en el segundo lustro de los años cincuenta del siglo pasado, cuando el siku cedió el paso a los instrumentos de bronce, los Morenos devinieron en la Morenada, en esa transformación se contó con influencia boliviana.

La Morenada Orkapata.- En la ciudad de Puno, la Confraternidad Morenada Orkapata simboliza el paso de los Morenos a la Morenada. En junio de 1955 se desprendía de Sikuris Mañazo un grupo de danzarines que formaron el conjunto Morenos de Mañazo. En la Festividad de la Virgen de la Candelaria de 1956, participaban ambos conjuntos de manera independiente. En 1957 los Morenos de Mañazo adoptaron el nombre de Morenada de Mañazo y, después, el de Morenada Orkapata (LA 6/2/56, 22/2/57, 7/2/59, 8/2/86).

Las primeras morenadas.- Entre las iniciales morenadas puneñas se cuentan a la Morenada Orkapata y la Morenada Chulluni; después aparecieron varias. También se fundaban morenadas en otras ciudades, como en Juli, Huancané y Juliaca. Además, de la Morenada surgieron otras variantes, caso del Rey Moreno y el Rey Caporal. En estos últimos años, por el número de conjuntos, la Morenada y sus variantes se constituyen en una de las danzas de mayor predilección en la Festividad de la Virgen de la Candelaria y en el Carnaval de Juliaca.

Los conjuntos actuales.- En la Festividad de la Virgen de la Candelaria del presente año participaron 20 conjuntos de Morenada, Rey Moreno y Rey Caporal. Estos son: Confraternidad Morenada Orkapata, Poderosa y Espectacular Morenada Bellavista, Morenada Laykakota, Morenada Huajsapata, Fabulosa Morenada Independencia, Confraternidad Morenada Santa Rosa, Morenada Azoguine, Asociación Morenada Porteño, Morenada Ricardo Palma, Unión Morenada San Martín de Porres, Morenada Central Puno, Gran Morenada Salcedo, Confraternidad Morenada Magisterial, Morenada Central Galeno, Fraternidad Morenada Intocables Juliaca Mía, Rey Moreno Laykakota, Tradicional Rey Moreno San Antonio, Señorial Reyes Morenos Barrio Mañazo, Confraternidad Rey Moreno Victoria y Rey Caporal Independencia.

En el Carnaval de Juliaca de este año intervinieron: Fabulosa y Espectacular Morenada Central Juliaca, Poderosa y Única Morenada Central Juliaca, Fraternidad Morenada Intocables Juliaca Mía, Morenada Fanáticos del Folklore, Poderosa y Espectacular Morenada Señor de los Milagros, Morenada Internacional Sentimiento Juliaqueño y Morenada Internacional Santísima Virgen de Chapi. Cabe añadir que los danzarines de los conjuntos de Juliaca son más numerosos.

A modo de conclusión.- La Morenada, es una danza afroaltiplánica que apareció con el nombre de Morenos en las centurias de dominación colonial, cuyas raíces están en el Altiplano del Titicaca y se desarrolló fundamentalmente en el medio urbano. De manera que ostenta un origen compartido, puesto que su génesis y el área de dispersión inicial están asociados a los actuales territorios del Perú y de Bolivia.

BIBLIOGRAFÍA FUNDAMENTAL
BERTONIO, Ludovico
2004 [1612] Vocabulario de la lengua aymara. Ediciones El lector, Arequipa.

CALSÍN ANCO, René
2007 Morenada, Diablada y Caporales ¿Danzas peruanas y bolivianas?. En Carnaval de Juliaca, Nº 1, Juliaca.

CALSÍN ANCO, René y Óscar BUENO RAMÍREZ
2005 Danzas mestizas. Festividad de la Virgen de la Candelaria. Gobierno Regional Puno, Puno.

CUENTAS GAMARRA, Leonidas
1981 Danzas del Altiplano de Puno. En Album de Oro, Monografía del departamento de Puno. Editorial Samuel Frisancho Pineda, Puno.

FRISANCHO PINEDA, Ignacio
1983 Negros en el Altiplano puneño. Editorial Samuel Frisancho Pineda, Puno.

GONZALES HOLGUÍN, Diego
1989 [1608] Vocavulario de la lengva general de todo el Perv llamada Lengua qquichua o del Inca. U. N. M. San Marcos, Lima.

GUAMÁN POMA DE AYALA, Felipe
1993 [1615] Nueva corónica y buen gobierno. Fondo de Cultura Económica, Lima.

NEIRA, J. V.
1913 Los Morenos. En El Eco de Puno, del 11 de febrero, Puno.

ROMERO, Emilio
1928 Monografía del departamento de Puno. Imp. Torres Aguirre, Lima.

TORRES JUÁREZ, Dionisio
1962 Provincia de San Román. 36 años de su creación polìtica. s/e, Juliaca.

PERIÓDICOS CONSULTADOS:
PUNO: El Eco de Puno (EEP), El Siglo (ES), El Inca (EI) y Los Andes (LA). JULIACA: Alborada (A). AREQUIPA: El Pueblo (EP), Correo (C).



2 comentarios

  • Eddy Nelson martes 08 de febrero del 2011 a las 16:06

    La cultura que une a Bolivia y Peru esta muy enlazada, pero no tratemos de confundir dos danzas que claramente son muy diferentes la una con la otra en este caso el Siku o sicuri y la morenada.

  • jeison domingo 06 de febrero del 2011 a las 10:32

    Excelente información.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!