Entrevista en Puno: Martina Portocarrero y sus otras flores de retama


Votación: 587 votos

Escribe: Roxana M. Carpio Almonte | Sociedad - 07 jun 2015

Entrevista en Puno: Martina Portocarrero y sus otras flores de retama
Entrevista en Puno: Martina Portocarrero y sus otras flores de retama

Cerca al hotel juliaqueño donde pacté mi encuentro con Martina Portocarrero, dispongo algunos itinerarios adicionales para la entrevista con la cantante, mientras recuerdo que hace más de un año nos conocimos en una exitosa presentación en el Teatro Municipal de Arequipa. Sorpresivamente, entonces, se asoma a recepción una menuda, preponderante y enérgica mujer; es Martina, que pide agua. Voy al encuentro con ella, y me invita, amable, a pasar su habitación. Al llegar a ella, lo llamativo no es la decoración, sino la melodiosa grabación de nuestro Cóndor Pasa junto a su penetrante voz. Con ese simpático ambiente iniciamos la conversación.

Martina, tiene usted un recorrido artístico de más de 40 años y es reconocida mundialmente por su música...
Mira, no es mi intención. Primero ha sido la catarsis con que he expresado este rompimiento de mi ida de mi tierra natal a Lima, sin mis padres, a los 16 años, por la década de los 70. Era bastante difícil, pero supe afrontarlo porque tenía una formación profunda en principios y valores, gracias a mis padres; por más que hubiera querido perderme, no lo podía hacer. Después a la gente le ha gustado, pero nunca he hecho música para tener fama ni dinero. Cuando me di cuenta que al pueblo le gustaba lo que hacía y que a mí me gustaba complacer y me sentía bien, pensé que tenía una responsabilidad y he tratado de cultivarme lo más que he podido en cuanto al canto.

Usted tiene una gran voz, con registros que van desde soprano hasta contra alto, o sea que también pudo dedicarse con facilidad a otros géneros musicales... Pero ha optado por la música folclórica, ¿por qué?
Desde muy niña, mis hermanos cantaban y yo aprendí otros géneros, pero cuando estaba en la universidad me di cuenta que los desposeídos de estas tierras son los nativos de estas tierras y ¿qué cantaban ellos? La música folclórica. Entonces, mi elección ha sido voluntaria y con ternura.

¿Esta elección le ha traído problemas?
Claro, esto me ha traído muchos problemas; sin embargo, estoy contenta de lo que he hecho porque he llenado un vacío que había. En 500 años casi nadie se atrevió a expresar la voz de protesta, de reclamo de un pueblo que sufría. Y siguiendo los pasos de Atahualpa Yupanqui, de Mercedes Sosa, de Víctor Jara, decidí tomar este rol. Y bueno, al respecto, creo que otros compañeros como Víctor Jara, sufrieron peores casos que el mío, porque a él lo mataron. A mí no me han matado porque tuve la suerte de salir del Perú. Yo no he hecho nada más que cantar, pero a la gente a la que le afecta, bueno, ellos me perseguían.

Hablando de su salida del país, ¿es verdad que fue exiliada?
En realidad nunca fui exiliada, pero sí me perseguían. Cuando estaba en el extranjero, no podía entrar a otros países porque las embajadas de diferentes gobiernos informaban de mi presencia en Europa.

¿Se refiere a Fujimori?
Sí, pero también al gobierno de García. Pero yo creo que si ellos quisieron frustrar el rol que la vida me ha dado, me ayudaron, porque abría otras puertas y se creaban otras formas de llegar al pueblo europeo, lo que se reflejaba también cuando llegaba al Perú, porque me daba cuenta de que éramos tratados, como dijo García ¿no?, como ciudadanos de segunda categoría, y eso fortaleció más mi convicción, mi entrega para defender a mi pueblo mediante mi canción.

MARTINA Y SU DESLINDE CON SENDERO LUMINOSO
Por su lucha y brega constante en favor del necesitado, no es novedad que se le haya vinculado con Sendero Luminoso. Martina desvirtúa esta relación, y en repetidas veces, en diferentes medios de comunicación. Esta es la respuesta que da acerca de este tema:

“Martina nunca fue de Sendero Luminoso. El servicio de inteligencia del Perú es uno de los más avanzados y sabe perfectamente que Martina nunca fue de Sendero. Mi limpieza política y mi transparencia es demostrada en mi pueblo y el mundo lo sabe”.

MÚSICA FOLCLÓRICA ANDINA QUE ELEVA VS MÚSICA ANDINA DEFORMADA
Martina Portocarrero tiene claro su rol como artista: “la música debe ser educativa, de sano esparcimiento al alma que está atormentada, que invite a crecer y que le dé cierta filosofía al ser humano”, afirma.

¿Cuál es la tarea de todo artista hoy en día?
Sanar el alma. Y para curar el alma, lo tienes que hacer con mucha ternura y mucha elevación, y con fe en lo Divino del ser humano para poder prender esa luz que está al interior y que la sombra vaya bajando para que no tengamos psicópatas, esquizofrénicos o simplemente neuróticos, ¿no? Vemos por ejemplo “¡oye!”, gente gritando, insultando en los carros y en la calles.

¿Qué opina acerca de la música neo andina? Sus letras no son necesariamente educativas, sanadoras y mucho menos promotoras de la elevación del ser humano...
Sucede que hay una anticultura que lucha con la verdadera cultura de los pueblos, y esto no permite que se haga esta educación; entonces, muchos artistas, en vez de contribuir a la educación, a ese esclarecimiento, a esa sensibilización, hacen lo contrario: dan normas de vida contrarias. Por ejemplo, que jóvenes y niñas estén cantado “anda vete al coche de tu madre; sácame la vuelta, no importa: o un cuchillo o la cervecita”, es contraria a los principios que debe recibir el pueblo.

MARTINA Y EL PUEBLO QUE VIVE SU PRESENTACIÓN
Hacemos un alto a la entrevista. Es hora de que Martina vaya al encuentro con su público. En camino al lugar, los promotores del evento artístico se muestran preocupados, pues Martina entra al escenario luego de la presentación de Amanda Portales y el Grupo femenino Bolivia. Según sus cálculos, no era la hora ideal para su presentación. Le advierten que la gente está un poco mareada y que mejor no lance discursos: “la gente es terca y podría tirarte botellas”, dice uno de ellos.

Martina responde segura: “¿me das confianza, hijo? Tengo 40 años cantando”. Trato de reforzar los ánimos: “Una cancioncita Martina y los tienes en tus manos”. Aún los empresarios siguen con su incredulidad: “no siempre es así, están mareados, quieren música bailable”.

Esta conversación hace que crezcan mis ansias de ver subir a Martina Portocarrero al escenario y observar la reacción del público, que aguarda en el frío y la noche. Cuando llegamos, el Grupo Bolivia está finalizando su presentación, altamente jaranera. Los músicos de la intérprete de “Flor de Retama” llegan al fin. En ese instante, el equipo en conjunto enrumba su entrada; mientras yo me apunto a colaborar en la promoción de sus CDs, deseo ver al centímetro la percepción natural del pueblo ante la presencia de la artista.

Percibo a la gente ensalzada de alegría, con la presencia del Grupo Bolivia. Algunos parados y otros sentados, alrededor de unas mesas redondas. Ellas se despiden y el momento esperado llega. Martina sube al escenario con la canción “Flor de Retama” -tema que, aclara, es de autoría de Ricardo Dolorier-. La gente que yacía sentada se para. Percibo sorpresivamente un ambiente más enérgico, un público atento para la cantante.

Mientras me asomo a algunos grupos de personas que se van encantando con su música, pienso en la reacción de los empresarios incrédulos, me imagino sus rostros boquiabiertos. Martina va subiendo la temperatura con “Maíz”, “Mamá chola” y “Mamacha de las Mercedes”. Los presentes no pierden la oportunidad de cantar con convicción, junto a su artista. Observo, en otros grupos de personas, que las lágrimas caen por sus rostros y otras, simplemente, oyen y van hablando con rostro reflexivo. Vale ser objetiva, y en verdad no veo indiferencia alguna en este lugar. Definitivamente, estos años de experiencia artística no han sido en vano. Martina sabe llegar a su pueblo, a su corazón, a su razonamiento. Del mismo modo, ella también sabe hacer “zapatear” a su público con infaltables huayños bailables. El público tampoco muestra indiferencia frente a sus discursos –nada terroristas, dicho sea de paso- sobre nuestra realidad peruana.

Llegó el momento de despedirse y el pueblo agradece su presencia con extensivos aplausos. En el momento, evoco que Martina me expresó que es tierno encontrarse con la respuesta del pueblo que palpita con ella y que, al mirarla, al sentirla, es como si ellos se encontraran con ellos mismos.
Nos dirigimos al hotel donde se hospeda, para continuar con la última parte de la entrevista.

MARTINA Y LA NECESIDAD DE PARTICIPAR EN POLÍTICA
Para Martina, la política es el arte de poder de la concordia de los pueblos. Ella fue candidata a la presidencia de la República, por el FREPAP, hace algunos años. Al preguntarle por una posibilidad de su candidatura en el 2016, ella deja todo en incógnita.

“Vamos a ver qué es lo que pasa en el 2016, yo ahorita no puedo decir nada, hemos hecho una organización que se llama “Mundo Verde” y nos faltan muchísimas firmas, pero estamos conversando con diferentes agrupaciones; vamos a ver. Pienso que debe haber una alternativa de parte del pueblo, que el pueblo elija, pero meritocráticamente , no como advenedizos que siempre han venido y los han financiado, y se presentan como que van a dar soluciones a los álgidos problemas que atraviesa el Perú, de hambre de miseria, de falta de industrialización, de inseguridad. Eso no es así, hay gente que viene trabajando, como el caso mío, por más de 40 años, construyendo una vertiente diferente, con valores y principios, y con soluciones concretas a la realidad concreta de nuestro país.

SUS NUEVAS RUTAS COMO ARTICULISTA EN EL DIARIO “LOS ANDES”
Finalmente, Martina refiere que los artistas también son comunicadores sociales y que son fuentes de inspiración, no sólo por sus canciones, sino por su vida misma. Así pues, considera oportuno el momento para hacer públicos sus artículos en el diario “Los Andes”. Seguramente estaremos leyendo sus publicaciones en las próximas semanas.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!