Fragmentación de una nación: identidades étnicas y regionalismos


Votación: 482 votos

Escribe: Rolando Waldo Gomez Poma | Sociedad - 24 jul 2016

“(…) El divorcio nacional en que vivimos, que acentúa de día en día la incomprensión de la sede del gobierno, impide afrontar la solución de los grandes problemas vitales como es el problema de la raza indiana. Los Andes constituyen una muralla infranqueable para el legislador y el gobernante de la Capital. De otro lado, son tan diversas las modalidades de serranos y costeños que éstos no podrán darse cuenta nunca de lo que es la vida en las serranías y de lo que significan los ideales de cuantos de ella participamos. Esta disparidad sociológica viene desde muy atrás. El Cuzco y Lima son, por la naturaleza de las cosas, dos focos opuestos de la nacionalidad. El Cuzco representa la cultura madre, la heredada de los inkas milenarios. Lima es el anhelo de adaptación a la cultura europea. Y es que el Cuzco preexistía cuando llegó el Conquistador y Lima fue creada por él, ex nihilo (…)”. Luis Valcárcel Tempestad en los Andes.


Con el paso de los años y la debilitación de la democracia, las identidades étnicas están en proceso de empoderamiento, no sabemos qué poder tomará en los próximos años, pero según el control de convencionalidad y acorde al control de constitucionalidad, podríamos decir que las autonomías regionalistas estarían sustentando otra forma de gobierno, si es que el centralismo agobiante que ahora nos desarraiga del erario nacional continua boyante contra los territorios alejados y lamentablemente pueblos originarios, como los ashánincas o aymaras están abandonados a sus suerte, es más las incursiones furibundas del Estado siempre legislan para que las grandes urbes tengan todo el apoyo económico y dentro de una nación ahora más que nunca se observa esta división. Muchos candidatos presidenciales se pronunciaron por equilibrar el desarrollo, pero nunca lo plasmaron en la realidad, esta forma de gobernar incoa en el ahora ciudadano nacional una sensación de no identidad.

Dentro de las tendencias de gobierno, están las que podría erigirse como gobiernos unitarios, regionales o estados (genéricamente hablando); hace años el ilustre ciudadano puneño Emilio Romero Padilla propuso una forma de gobernar a la nación, en su ensayo El Descentralismo, “(…) El regionalismo planteado por nuestra plataforma, no se refiere ya a la concepción lirica y con ribetes sociológicos del regionalismo como sentimiento, representado en lo pintoresco, en el hablar, en las danzas, en el folklore, en las costumbres en general. Cuando hablamos de regionalismo en estas páginas, nos referimos a la organización política del Estado, cuyas bases geoeconómicas ya hemos estudiado”. Entonces, acorde a los sucesos históricos que actualmente pasan en España, las autonomías podrían imperar ante la unidad de un Estado que no representa a esa población que se diferencia como cultura nativa (el pueblo catalán está en proceso de erigirse como una autonomía) o las deliberaciones que actualmente lidian los países unificados en la Unión Europea.

Entonces, ad portas de cumplir los 200 años de la independencia nacional, aún no se ha consolidado el criterio de unidad, esta unidad monolítica que en las últimas tres elecciones presidenciales se vio reflejada en las urnas y que casi es una constante la diabólica presencia de Lima, la otrora señorial capital del virreinato, lugar donde las huestes ultrajadas por el poder sustraído del rey, Pizarro desvió a su socio y que estos no tuvieron mejor idea que segar la vida del conquistador y hacerse de poder. Lamentablemente para nuestras regiones alejadas de Lima, desde la fundación de la capital peruana esta urbe tuvo un crecimiento fenomenal y en una zona árida se erigió lo que es hoy una gran metrópoli que requiere de ingentes caudales de dinero para satisfacer de los servicios más elementales, y es esa ciudad cosmopolita la que lamentablemente con sus votos direcciona el gobierno que a esa población les interesa y que para los ciudadanos del ande es nocivo y asfixiante.

Con las autoridades electas y las promesas incumplidas, la decepción de la región andina, es lacerante; lo que conlleva a razonar sobre su pertinencia a la nación peruana, la política liberal implementada por el ahora reo Fujimori fue el punto de partida del desarraigo regional y las políticas de inversión son direccionados por el centralismo agobiante, dando solamente migajas para resolver los álgidos problemas del ande, no existe la solidaridad gubernamental y equilibrando las formas de igualar oportunidades que son nimias o no existen, en este sentido Lima y sus burócratas son los que gobiernan, no conociendo la realidad nacional los mega proyectos de inversión se ejecutan en Lima o en otras urbes que tienen potencial electoral. Para los gobernantes a la fecha existe una reducción de los índices de pobreza y extrema pobreza, pero cuando nosotros visitamos a las diferentes comunidades campesinas, parece que los pobladores sí tienen un televisor y una radio, pero no tienen qué comer; es más, la madre naturaleza no les provee de precipitaciones pluviales y la sequia los convierte en una población que vive como faquir.

“(…) Basta ya de sujeción al yugo de la gramática española –se han dicho los idiomas vernáculos. Sí, guerra a las letras opresoras: a la b y a la v a la d y a la z, que no se usaron jamás; afuera la c bastarda y la x exótica y la g decadente y femenina, y la q equívoca, ambigua. Vengan la K varonil y la W de las selvas germánicas y los desiertos egipcios y las llanuras tártaras Usemos la j de los árabes análogos (…)” ob. cit. En las escuelas los maestros bilingües, están generando sin querer identidades étnicas, hoy parece una mofa al sistema educativo nacional o es como una forma de sobrellevar los ímpetus de conservación de la cultura para fines turísticos, pero lo que realmente está sucediendo es la formación de una identidad, como la lengua aimara o quechua son los principios de la culturalidad, entonces recae el derecho colectivo reivindicador que para los pueblos étnicos es puerta abierta para explotarlo adecuadamente y conforme a los postulados del Convenio OIT 169, existen razonamientos positivos a un autogobierno y las étnicas intergrupales podrían hacer un frente que para el centralismo capitalino sería un jaque con mate incluido.

Tres siglos de ignominia a manos de hispanos lascivos de poder y ansiosos de enriquecerse, tres siglos de constantes maltratos a la dignidad humana, acompañados de casi doscientos años de una independencia solamente para una casta, entendiendo que el poblador nativo hasta el año 1960 no era considerado como ciudadano, a menos que sea letrado o tenga poder económico, de forma automática las culturas nativas andinas fueron conservando sus usos y costumbres bajo el precepto de identidad cultural, es así que la festividad de la Candelaria es el más grande proceso de lucha por la visibilización de la cultura y sus manifestaciones exogenéticas se lograron irradiar por el mundo. Lo que implica que el interés de cultura reivindica a la lengua, y las danzas son el fiel reflejo de la actividad cotidiana. Pero que para el Estado Peruano no es más que una simple manifestación cultural, no un grito ideológico.

“(…) El derecho alemán ha construido el principio de igualdad sobre bases raciales, mientras que en otros pueblos y estados la igualdad se refiere a los seres humanos sin división alguna. En el derecho alemán rige la igualdad de todos los compatriotas (Volksgenossen) de la misma raza. Por tanto, la exclusión de los de otra raza del uso indiferenciado de instalaciones estatales o comunitarias, como por ejemplo instalaciones colectivas de baños, no es en modo alguno una vulneración del principio de igualdad, sino su realización”, Th. Mauntz, “Die Staatsaufsicht”. Entonces el derecho de la tercera generación o colectivos o difusos fue reconocido internacionalmente para luego otorgar derechos económicos, sociales, culturales y políticos a determinados grupos étnicos porque internacionalmente los derechos humanos tienen un patrimonio dentro de una determinada esfera territorial y se basa en el derecho al medio ambiente y al consumo de productos de pan llevar idóneos de este territorio.

Actualmente los europeos procesan la idea del sentido de pertenencia a la comunidad europea, y una nación dijo que no quería pertenecer mas a esa unidad continental, está en tela de juicio los derechos de unos con los derechos de otros, existiendo una gran cantidad de no comunitarios (inmigrantes ilegales), dentro de la liberalidad se sujetan a derechos de grupos o colectivos como forma de subsistencia y supervivencia. Al respecto Will Kymlicka refiere que “los derechos se distribuyen según los grupos, como sucede con los derechos culturales en los grupos de hispanoparlantes y los angloparlantes en Estados Unidos o con los angloparlantes y los francoparlantes en Canadá. Por eso hay diferentes derechos para los individuos según el grupo a que pertenecen (…). En una sociedad que reconozca los derechos diferenciados en función del grupo, los miembros de determinados grupos se incorporan a la comunidad política no sólo en calidad de individuos, sino también a través del grupo y sus derechos dependen, en parte, de su propia pertenencia de grupo”. Parece una pugna y es que realmente las identidades siempre salen a la luz y esa forma de vida ancestral tiene que ser resguardado por el estado de derecho y bajo ese precepto otorgar determinados beneficios para equilibrar poderes.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!