Elogio del activismo



Escribe: Jairo Rivas Belloso Cruce de caminos | Opinión - 19 jun 2017


No me considero un activista social experimentado, pero trabajo en una institución que promueve el activismo. En ella me encuentro cotidianamente con profesionales con enormes capacidades para tareas de este tipo, y con personas que, en distintas partes del país y de manera totalmente voluntaria, dedican su tiempo a tareas vinculadas a la acción política.

Sí debo decir que a lo largo de mi vida he sido parte de distintas experiencias donde el activismo estuvo presente: a veces como participante; en otras como formador de líderes y activistas sociales; y cuando me tocó desempeñar cargos en entidades públicas, en Perú y Colombia, me tocó estar del otro lado, pues tuve que recibir y dialogar en innumerables oportunidades con organizaciones sociales y sus líderes, y atender sus demandas.

Mi propia experiencia de vida me ha ilustrado suficientemente sobre la importancia de la participación social en los procesos democráticos, pues educa a las personas para el ejercicio de sus derechos y responsabilidades ciudadanas, fortalece el tejido social y enriquece la vida política, haciéndola más plural y exigiéndole mayor capacidad de respuesta a las demandas ciudadanas. No por afirmar esto caigo en una mirada romántica del activismo ciudadano. Como en toda actividad humana, en esta también aparecen pícaros y oportunistas. Pero en general, mi opinión sobre el activismo es positiva.

Esta reflexión viene a cuento porque en una reciente columna un politólogo con una desubicación crónica defendió la peregrina idea que los temas políticos – en este caso, la reforma electoral – solo deben ser tratados por académicos y técnicos, no por activistas. En otras palabras, los asuntos de importancia se deben dejar a los que saben. Desde su punto de vista, los ciudadanos que pugnan por algún cambio no sirven para nada, sería mejor si se quedaran callados, pues solo la palabra de los entendidos es relevante.

Si bien la idea del “gobierno de los sabios” puede rastrearse hasta Platón, formularla en el contexto de un debate político solo expresa una mirada elitista de la política y un profundo desprecio hacia la actividad ciudadana. No se me ocurre nada que pueda tener un tufo más antidemocrático. Pero además va a contracorriente de la reflexión que es propia en la ciencia política, campo en el que numerosos autores se han dedicado a estudiar el lugar de la movilización social en los sistemas políticos, y en particular en los contextos democráticos.

Por suerte, la historia va en un sentido diferente. Basta mirar nuestra historia política para reconocer que la presencia de las fuerzas del activismo social es la que explica diversos desarrollos en el campo de la democracia, y en los derechos y libertades que la sustentan. Y que hoy sigue siendo, en nuestro país y en el mundo, fuente inagotable de transformaciones sociales y de nuevos reconocimientos. Algo que no llegan a ver los “expertos” parapetados tras la seguridad espuria de su saber académico.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Hace bien la ministra en bloquear cuentas del GR para no pagar a maestros?


Lo más...

Archivo
Telf.: +51-51-369388, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Lima Nro. 819-3er piso Cercado - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!