Una estrategia de poder. Cómo China dominará el mundo.



Escribe: Juan Merma Tesoredo | Nacional - 20 nov 2011


Los cambios que se vienen presentado actualmente en el mundo, deberían preocuparnos, más que por nosotros, por nuestros hijos y nietos, quienes vivirán inevitablemente las consecuencias de estos cambios.

Algunos latinos entre ellos unos peruanos volvieron de China sumamente impresionados. Un producto que todo Brasil fabrica un millón de unidades, China en una sola fábrica produce 40 millones.
La calidad de estos productos es similar y la velocidad de distribución impresionante. Los chinos colocan cualquier producto en el mercado en cuestión de semanas y a precios que son una fracción de los precios brasileños.

En China las fábricas se están trasladando a otro lugar porque los salarios de la región en que se hallan instaladas son demasiado altos: Es decir 100 dólares al mes. Un obrero brasileño gana 300 dólares mínimo que sumados a los impuestos y otros beneficios equivalen a unos 600 dólares al mes.

Cuando los comparamos con los 100 dólares que reciben los chinos sin prácticamente ningún otro beneficio, nos encontramos frente a una esclavitud amarilla y el mundo sigue alimentando este sistema.
¿Horas extraordinarias? En la China no existen. La gente allí está tan agradecida de tener un empleo que trabaja horas extras a cambio de nada.

Detrás de esta coyuntura está la gran trampa china. No se trata de una estrategia comercial, sino de una estrategia de PODER para conquistar el mercado occidental. Los chinos están sacando provecho de la actitud de los comerciantes occidentales, que prefieren TERCERIZAR la producción quedándose tan sólo con lo que le agrega valor a su MARCA.

Actualmente es difícil comprar en las grandes redes comerciales de los EE.UU algún producto made in USA”. Es todo made in China, con una marca estadounidense. Las empresas occidentales ganan riadas de dinero comprándoles a los chinos por centavos y vendiendo luego por centenares de dólares. Sólo les interesa el lucro inmediato a cualquier precio. Aún al costo de cerrar sus fábricas y generar una brutal desocupación. Es lo que podría llamarse “estrategia del precio”, muy típico de los norteamericanos.

Mientras los occidentales tercerizan sus emprendimientos y ganan en el corto plazo, China aprovecha ese enfoque e instala unidades productivas de alta performance para dominar en el largo plazo.
Mientras las grandes potencias mercantiles se quedan con sus marcas y sus ambiciones a corto plazo, los chinos se quedan con la producción, asistiéndolos, estimulándolos y contribuyendo al desmantelamiento de los escasos parques industriales occidentales.

Muy pronto ya no habrá más fábricas de zapatillas deportivas o de calzados en el mundo occidental. Sólo existirán en China. De modo que en el futuro próximo veremos cómo los productos chinos aumentan sus precios produciendo un SHOCK MANUFACTURERO como sucedió con el shock petrolero en los años 70. Y entonces será ya demasiado tarde.

Entonces el mundo se dará cuenta de que levantar nuevas fábricas tendrá costos prohibitivos y deberá rendirse al poderío chino. Se dará cuenta de que alimentó a un enorme dragón y se convirtió en su rehén. Un dragón que aumentará gradualmente sus precios, puesto que será quien dicte las nuevas leyes del mercado y será luego quien mande, pues tendrá el monopolio de la producción.
Ya que será también el dueño de las fábricas, de los stocks y de los empleos y quien regulará los precios.

Nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos asistiremos a una inversión de las reglas de juego actuales, lo que producirá en las economías occidentales el impacto de una bomba atómica. CHINA. En ese momento, cuando el mundo occidental se dé cuenta, será demasiado tarde.

Ese día, los ejecutivos occidentales mirarán tristemente las ruinas de sus antiguas fábricas, a sus técnicos jubilados jugando a las cartas o deambulando en las calles y plazas y llorarán sobre la chatarra de sus fábricas y parques industriales fabriles destruidos.

Y se acordarán entonces, con mucha nostalgia, del tiempo en que ganaban dinero comprando fardos de mercaderías de los chinos explotadores y vendiendo caras sus marcas registradas a sus coterráneos.
Y entonces, entristecidos, abrirán sus despensas y almorzarán sus marcas que ya estarán pasadas de moda y que por tanto, habrán dejado de ser poderosas, porque todas habrán sido copiadas…

Una reflexión al respecto: Comencemos a comprar productos de fabricación nacional, fomentando el empleo en el País, por la supervivencia de nuestro amigo, nuestro vecino y de nosotros mismos y por supuesto de nuestros descendientes.

Hoy estamos alimentando a la cobra que nos morderá en el futuro.
(*) juanmerma@hotmail.com



5 comentarios

  • catoblepas lunes 21 de noviembre del 2011 a las 01:49

    Cientos de consumidores internacionales de productos chinos, omnipresentes por su eficiente distribución y con gran demanda debido a sus bajos precios, han fallecido gracias a las sustancias venenosas que de esta forma tan asequible y económica han sido dispensadas por distintos países. Se acaba de saber que en Panamá al Más » menos han muerto 561 personas desde el mes de octubre por haber utilizado un jarabe para la tos elaborado en China con glicol de dietileno (un anticongelante utilizado para producir líquido de frenos). El mismo componente venenoso ha sido detectado en pasta dentífrica china, de la marca «Mr. Cool», que se vendió además de en Panamá, en República Dominicana, Nicaragua, Costa Rica y Australia. También se atribuye a productos chinos de calidad letal la muerte de gatos y perros en Estados Unidos. Zheng Xiaoyu, ex ministro chino de Alimentos y Medicamentos, de 63 años, ha sido condenado a la pena capital por haber aceptado sobornos (por importe de 616.000 euros) y a varios años de cárcel (que no podrá cumplir si antes es ajusticiado) por negligencia e incumplimiento del deber, como si él fuera el único responsable de los escándalos farmacéuticos chinos que se van conociendo desde que afectan al resto del mundo.

  • jorge domingo 20 de noviembre del 2011 a las 22:23

    ya es hora los yanquis me caen gordos

  • JULIO domingo 20 de noviembre del 2011 a las 22:13

    Hace dos años que van elevando de a poco los precios en China, Es difícil que muerda al Perú, aquí la gran mayoría de micro empresas trabajan a costos muy bajos, Por ejemplo en Chile casi es nulo la confección de prendas, plastiqueria y otros, Perú es el único país Más » latinoamericano del pacifico que hasta el momento no se dejo con el gigante asiático.

  • ALMACATI domingo 20 de noviembre del 2011 a las 20:27

    buen articulooo

  • jose domingo 20 de noviembre del 2011 a las 18:54

    muy buen articulo, sabian uds. que por mas que compren un producto chino en algun centro comercial o en una tienda de garantia, el 30% de sus componentes es falsificado y sin ninguna garantia sobre todo en los carros e ahi la clave de la diferencia de precios que al Más » final depende tu vida.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!